domingo, 27 de junio de 2010

La metadona

Tal y como os comentabamos en el anterior post daremos información detallada a nivel farmacológico de distintas sustancias con las que podeis tener contacto en la practica profesional de la psicologia forense. No me estoy refiriendo a sustancias de abuso, de hecho en los blogs de algunos compañeros de la UNED estas estan suficientemente tratadas, sino a los psicofarmacos que se usan para el tratamiento y que pueden estas consumiendo de forma legal y con receta las personas con las que vais a tratar como a profesionales y que son muy importantes para entender su conductar. Recordad que a la hora de elaborar un buen informe forense necesitais recopilar toda la información que podais y una de esas es la de que sustancias neuroactivas legales estan tomando y en que tipo de tratamiento.
Hemos elegido la metadona como primer psicofarmaco a tratar debido a su gran potencia y que de hecho constituye genera una fuerte dependencia por lo que su administracion esta muy controlada siendo solamente autorizada para evitar que los adictos a la heroina continuen dependiendo de un cirtuito de destribución ilegal de este opiaceo.


Introducción

La metadona sintetizada en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, fue introducida por Dole y Nyswander como tratamiento de heroinómanos. En España, el Real Decreto 5/2005 de 15 de enero generalizo la utilización de programas de tratamiento con metadona a: “todas aquellas personas con dependencia demostrada a los opiáceos”. En casos de menores de edad es necesaria la autorización informada y por escrito de los padres o tutores legales.

Acción farmacológica 
La metadona es un agonista opiáceo  que reduce la ansiedad (craving) por la heroína y bloquea sus efectos euforizantes. Tiene una semivida de 22 a 48 horas. Es metabolizada en el hígado por isoenzimas de citocromo P-450, principalmente CY3A4, CYP2D6, y CY1A2.

Efectos 
Sus acciones sobre el SNC son: euforia-sedación, analgesia, nauseas y vómitos, depresión respiratoria,vértigo y convulsiones as acciones sobre el sistema nervioso periférico: miosis, estreñimiento, sequedad de la boca, retención urinaria y oliguria.

Indicaciones terapéuticas y pautas nosológicas

Tratamiento de mantenimiento con metadona
 
Los objetivos fundamentales con el tratamiento de metadona son: reducir el deseo de opiáceos y el consumo de opiáceos ilegales, facilitar el mantenimiento del paciente en programas que permitan prevenir la dependencia de otras sustancias y evitar accidentes (sobredosis, patologías orgánicas) asociadas al consumo intravenoso de heroína, fomentar la rehabilitación social psicosocial y promover un mayor contacto con los sistemas sanitarios y sociales.

Dosificación 
En general, se comienza con dosis de alrededor de 40 mg con incremento de 5-10 mg/día hasta alcanzar la dosis adecuada, que se consigue antes de llegar a 120 mg/día.

Fase de mantenimiento
 
El mantenimiento con metadona debe continuarse durante todo el tiempo que el paciente desee y durante el cual continúen los efectos beneficiosos derivados de ese tratamiento. Tras un periodo de estabilización puede plantearse la reducción de la dosis hasta alcanzar dosis mínimas sin síntomas de abstinencia ni craving disminuyendo 2,5 mg cada siete días hasta alcanzar dicha dosis.

Efectos secundarios

Los más frecuentes son: sudoración, nauseas y vómitos. A largo plazo aparecen alteraciones de la función sexual. La depresión de la función respiratoria es el efecto secundario más grave.

Interacciones farmacológicas

La significación clínica de las interacciones se dan con fármacos que inhiben o activan el sistema mitocondrial del citocromo P-450,
Alcohol: la intoxicación aguda disminuye el metabolismo hepático de la metadona, incrementándose los riesgos de grave depresión respiratoria.
Disulfiram: puede suponer la aparición de síntomas de abstinencia.
Cocaína: existe potenciación de los efectos de la cocaína en pacientes en PMM.
Benzodiacepinas: su uso simultáneo potencia los efectos sedantes.
Omeprazol: produce un aumento de los niveles plasmáticos de metadona.
Interferon: la metadona disminuye de forma muy significativo, hasta un 70% los niveles plasmáticos de interferon. Dicha interacción ha de tenerse muy en cuenta dada la alta prevalencia de hepatitis C en estos pacientes.

Situaciones especiales

Embarazo 
La terapia sustitutiva con metadona es el tratamiento más admitido en mujeres embarazadas con dependencia de opiáceos. Debe considerarse un embarazo de alto riesgo y realizarse un abordaje integral.

Lactancia 
La metadona se encuentra en la leche materna en concentraciones similares a las plasmáticas de la madre. En general se contraindica la lactancia materna.

Adolescencia 
Legalmente es necesario el consentimiento por escrito de padres o tutores legales y la posibilidad de tratamientos alternativos debe de ser priorizada.

Tratamientos de desintoxicación

Desintoxicación breve 
Se lleva a cabo un régimen de hospitalización con una duración inferior a 21 días, con disminuciones rápidas en fármaco, 5-10 mg/día hasta llegar a 10 mg disminuyendo entonces 1 mg/día.

Desintoxicación lenta 
El proceso dura entre tres a seis meses cn pacientes que se han estabilizado en programas de mantenimiento. La eliminación de ser lenta 5-10 mg/semana hasta los 20-25 mg. A partir de 10-20 mg, se puede disminuir 1 mg cada uno-dos dias, vigilando estrechamente la aparición de síntomas de abstinencia.

Sobredosis


Los signos clínicos de sobredosis son: pupilas puntiformes, depresión respiratoria y coma.  El tratamiento consiste en establecer la permeabilidad respiratoria, trasladar con urgencia a un hospital y administrar naloxona en perfusión intravenosa. En pacientes en tratamiento de mantenimiento con metadona se recomienda la asociación con flumacenilo por la frecuencia del consumo asociado de benzodiacepinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada